¿Qué es la toma de decisiones compartida?

Algunos problemas de salud solamente tienen una opción de tratamiento correcta. Por ejemplo, una persona con ruptura de apéndice necesita una operación. Un paciente con una infección grave causada por una bacteria necesita antibióticos. Pero para muchos problemas de salud, se debe tomar una decisión entre dos (o más) opciones buenas de tratamiento.  

Cuando el médico o enfermero le pide su opinión para elegir el mejor tratamiento para usted, esto se llama toma de decisiones compartida. En el caso de un paciente con fibrilación auricular (atrial fibrillation, AFib), la toma de decisiones compartida podría funcionar de la siguiente manera:

  • El médico o enfermero le explica los detalles de la AFib que usted padece.
  • También le explican todas las opciones de tratamiento, incluidos los beneficios y riesgos de cada opción, para una persona como usted.
  • Luego tiene la posibilidad de compartir lo que es importante para USTED. Esto incluye factores importantes como su preocupación por quedar discapacitado debido a un ataque cerebrovascular o su miedo de tener complicaciones hemorrágicas. También puede incluir cuestiones como la incomodidad de los análisis de sangre frecuentes o la preocupación por el costo de determinados medicamentos.
  • Una vez que ambos estén seguros de comprender al otro, usted y el médico o enfermero deciden juntos qué tratamiento es el más adecuado para usted.

Material de ayuda para la toma de decisiones

En el caso de algunas afecciones, existen “infografías” o imágenes que le muestran con mucha claridad las ventajas y desventajas de 2 o más opciones de tratamiento diferentes (una opción podría ser no hacer nada) para una persona como usted. Pregúntele al médico o enfermero si una herramienta para la toma de decisiones podría ser útil para usted. Algunas de estas herramientas se pueden encontrar en Internet. Otras se pueden imprimir.